martes, 21 de marzo de 2017

Poesía moderna


Ella no es mi chica revolucionaria
(no se necesitan revoluciones
cuando nadie te impone reglas)

La verás a lo lejos,
volando a su manera
y volverá a su ritmo
y en su pico
verás una estrella.

Y le escribo este poema porque yo,
al contrario que Carlos Salem y Bukowsky
[que al morir dejó escapar un pájaro azul]
no vuelo con un pájaro de menos. 

No hay historia de su cuerpo sobre el mío.
ni paraguas roto, ni jueves por la tarde,
cálate conmigo, yo le pido,
no hace falta que vayamos a otra parte. 

Busca en los versos que no fueron canción
en los días en los que nos repartimos los bares,
en los labios que a pesar de los aviones
me dejaron desolado el corazón
y así encontrarás la razón
por la que no puedo dejar de mirarte,
esta vez, tengo la explicación,
me matan estas ganas de besarte.

Te quiero como nunca quise a nadie,
que le den a Luis Ramiro, a Laura y al Sistema.
cuando abras ese paracaídas,
saltaré para romperte los esquemas.

©2017 Juan Francisco Fernández De Gea 

.


No hay comentarios:

Publicar un comentario