martes, 21 de marzo de 2017

La inexactitud, el vacío, el silencio.

No se si habéis sentido igual que yo
la inexactitud, el vacío, el silencio, 
no sé si los veis 
como yo los veo, 
presentes, constantes, sin verbo, 
se me hace difícil describirlos, 
soy inexacto, confuso, imperfecto
(y sin pretérito), 
son como la distancia, 
son entes casi etéreos 
y, sin embargo, los veo, 
la inexactitud, el vacío, el silencio. 

Me mata el vacío que me llena, 
inexacto, lleno de silencio
y tan confuso que me inspira 
todos estos versos 
adelanto y presagio 
la caída que me espera 
a través de los infiernos, 

Escucho los suspiros vacíos 
contra la nada, 
busco algo y no se que busco 
¿Y si no busco nada?
¿Y si lo mío es solo 
una búsqueda inexacta?
más solo encuentro 
otra encrucijada 
y una mano que me apunta 
a punta de palabra. 

Escucho los suspiros, no escucho nada,
otra vez ese silencio que me invade, que me atrapa, 
otra vez esa condena a enfrentarme a mi destino:
cojo un papel y un lápiz, 
escribo y me siento vivo.

Yo no se si sabéis de lo que os hablo, 
la inexactitud, el vacío, el silencio, 
solo se que los siento tanto 
que siento mucho más no ser exacto. 
eso es lo que tiene este tercer acto, 
un final confuso, casi inesperado
(Del vacío eterno 
y el silencio amargo, 
nadie, ni la muerte 
ni tú estáis a salvo)

La inexactitud es este poema 
que os dejo ardiendo 
cual clavo colgando 
para conocerlo 
es totalmente preciso 
dejarse las lógicas 
y ser inexacto.

©2017 Juan Francisco Fernández De Gea

No hay comentarios:

Publicar un comentario