lunes, 24 de octubre de 2016

Te engañé

Te engañé,
esto tampoco es un poema,
se que estarás hasta las narices,
he usado el mismo recurso
para robarte algo de tiempo,
pero tu, como buen lector que eres
seguirás leyendo
por aquella curiosidad
de si esta vez digo algo de verdad.
Ahora quiero que cojas
el maldito soporte
en el que estás leyendo
esta mierda
y vayas a observarte
a un espejo.
O, si te dan miedo los espejos,
y no te resulta imposible hacerlo
por no haber contraído el habito
de creer en el mundo exterior
y no necesitas imaginarte
ningún pato cubierto de hormigas
ni ningún golfo del distante
estrecho de Magallanes,
mírate a ti mismo,
observate como algo mas. 
Sigues leyendo y
sigues pensando
¿En donde está el poema?
¿Has observado lo suficiente?
Pues bien, allí está,
no te engañes,
eres poesía
ahora bien,
después de este poema
o lo que quiera que sea,
piensa bien
que quieres hacer
¿Cuál sera tu verso?
No lo se.
Tengo que acabar esto como sea,
no me tengas manía,
el siguiente será un poema,
prometido de verdad,
tan solo te engañe,
como la vida misma,
nada más.

sábado, 15 de octubre de 2016

Ceci ne est pas un poème/ Esto no es un poema

Esto no es un poema,
no tiene rima,
ni metáforas,
no busca una pregunta,
ni una respuesta,
no resume un sentimiento,
no escruta una herida,
no es a causa de la locura,
ni es por mal de amores,
ni va dedicado a un amigo,
ni a un enemigo,
ni a nadie.
Esto no es un poema,
así que no se por que
lo sigues leyendo
o quizás incluso
lo sigues escuchando
mientras lo recito,
parado, atento,
mientras yo me jacto
de estar diciendo
absolutamente nada
sin ni siquiera usar
la absurda doble negación
del castellano.
Mejor lee el siguiente,
ese seguramente
si será un poema,
con sus metáforas,
sus versos
y todas esas cosas
que debe tener un poema.
Lo prometo.

lunes, 3 de octubre de 2016

A Bukowsky

Hoy Bukowky vende menos
que nunca
y las librerías están plagadas
de sueños, mariposas y pájaros azules
y en cada rincón hay un libro
con una portada bonita
publicado por una editorial
gigante
y mi genio se muere del asco
bebiendo absenta desde la tumba.
ya no hay libros plagados de prostitutas
ni ceniceros, ni caballos de carreras,
ni hipódromos,
ni algún líquido que
contenga alcohol de verdad
en sus adentros.
ya no sirven tripas
de ensalada y es triste
por que tripas son
lo que llevamos por dentro.
y la vida se vuelve una pastilla
de las baratas,
nos venden Efecto Placebo
del malo, del que perjudica,
para inculcarnos que hay miedo. 
pero yo, me invento algo mejor,
como el quijote
y salgo a explorar el mundo
a mi galope,
descubriéndo mi propio
Efecto Placebo
y haciendo que esta pseudorealidad
duela un poquito menos