jueves, 15 de septiembre de 2016

Aquí hay mucha gente, pero pocas personas.

Aquí hay mucha gente,
pero pocas personas ,
en esta ciudad en constante movimiento
se disuelven las personas,
se difuminan.
Puedes ver gente,
rostros en blanco
que van y vienen
máscaras iguales
que se detienen
almas vacías y tristes
que a duras penas
los cuerpos sostienen.
Lo bueno de esto
es que puedes ver a la gente
escribirse, dibujarse, plasmarse,
quizás así abandonen
esa particularidad de gente
y se transformen en personas.
Lo bueno de esto
es que también conozco personas
de esas de piel, carne y huesos
de esas que hacen incendios.

Dedicado a mi compañera Sofía de la Facultad de Periodismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario