sábado, 13 de agosto de 2016

Dos poemas sobre incendios

La llama inmarcesible.

De ti aprendí
la metáfora del incendio
y ahora tengo fuegos
supurando por la boca,
la inmarcesible llama
de la amistad se extiende
y cubre nuestro mundo
con su voraz hambre.

Incendio tras incendio
viendo la luz del túnel
vagamos por la tierra
plasmando nuestro verso.
Somos una familia,
un uno para todos
que resplandece efímero
incendio tras incendio.

Incendio.

Incendio las mañanas con los ojos,
despierto y en mi cama hay un incendio.
Incendio es la avidez con que me besas,
y cada vez que ríes es incendio.

Incendio es compartir con los que quieres
momentos que se plasman en la piel.
Incendio es quererse para siempre,
incendio es si no te vuelvo a ver.

Incendios son los rostros de la gente
besándose como comiendo a besos.
Incendio son la tinta y los papeles
que mancho al plasmar mis versos.

Incendio es la metáfora del viento
que sopla en los días de verano.
Incendio es aquello que sentía
en cada despedida, en cada abrazo.

Metáfora inacabada y sempiterna
que intento explicar a mi manera.
Incendio es caminar descalzo;
andar sobre rescoldos de una hoguera.








2 comentarios:

  1. Puesto que tu primer poema es de verso libre y blanco, yo quitaría la asonancia o rima en la primera estrofa 6º verso "expande" por "extiende" para que no rime con "hambre". En el segundo poema, si son cuartetos son imperfectos y si es un romance -al rimar solo los versos pares-, debe ser con los versos octosílabos. Por lo demás me han gustado los dos poemas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por el comentario, la verdad es que cuando pienso una poesía no me doy cuenta de estos detalles, simplemente plasmo lo que siento, aunque ese cambio de "expande" por "extiende" me parece una gran idea, gracias de nuevo.

      Eliminar