viernes, 18 de marzo de 2016

Oscura. Para Claudia.

Siempre ha sido alguien oscura,
fría, inquietante, insegura,
como la misma amistad, pura,
niña y, sin embargo, madura. 

Por eso cierra los ojos
llamando a la oscuridad
quien le da seguridad y
la aparta de sus despojos.

Va contra la sociedad
que se hunde en la vanidad,
huye de la realidad,
sumida en la oscuridad
de ese corazón malsano,
a fuerza de golpes, roto,
que intenta esconder en vano,
tras la cámara de fotos.
 
No, ella no apaga las luces,
prefiere estar en la noche,
se oculta, se pone cruces
y nunca cae en el derroche.

No, ella no cierra persianas,
en cambio, abre las ventanas,
y observa a la noche triste
y en la oscuridad, desiste.

Quizás por que la luz
ha faltado en su vida,
quizás por que en el camino,
no ha encontrado otra salida,
quizás por que ha sido oscuro,
su paso en este sendero,
quizás por que sangra y muere
buscando lo verdadero.

Quizás por miles de cosas
le gusta la oscuridad y
si se lo preguntas,
ella te responderá :
A mi gusta la oscuridad natural, 
es decir la de la noche, 
cuando cierras los ojos, 
no por apagar las luces 
o bajar las persianas. 

Para Claudia amiga y fotógrafa de sombras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario