lunes, 28 de marzo de 2016

A Lucía, Profesora de Lengua

Jamás os despeguéis
de los libros, esos sabios,
que muchas veces nos dejan
con la miel entre los labios,
cuidadlos como si fueran,
escritos por vuestra mano,
desde El Quijote de Cervantes
hasta las Memorias de Adriano.

Libera a Prometeo de cadenas,
consigue implantarte su locura,
con ella puedo suprimir las penas,
por eso y más amo la literatura.

Un buen lector en un
campo de batalla,
es como un soldado malherido,
si lee es porque piensa
y mucho calla,
por que despierta en lugar
de estar dormido.

Usted, con su ilusión y
amor al arte,
implanta en sus alumnos
ese viento,
que hace temblar desde
La Tierra a Marte,
que es el más hermoso movimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario