sábado, 25 de junio de 2016

El poeta también falla.

A veces, el poeta también falla,
se equivoca, se fractura, se desgaja,
se tropieza, se marchita, se sutura,
cae en picado, se hace daño, se amortaja.

Otras veces, sin embargo,
se levanta,coge fuerzas,
se sonríe, se agasaja,da un impulso,
hacia el cielo,hacia lo alto,
venciendo al miedo
aunque sea en desventaja.

Y otras tantas,simplemente se despista 
y, sin darse cuenta, acaba enamorado,
cae rendidoy a sus pies postrado,
esperando a que un alma lo desvista.

Así vive el poeta, cada día,
en una constante montaña rusa,
suspirando, enloquecido por su musa,
entristecido o llorando de alegía.

2 comentarios: